Imperial Cleaning

EL CLIS DE SOL

Hago un llamado a todos los profesionales de la medicina, a todos los que legislan leyes en contra de la vida y a los gobernantes de este mundo, para que dejen de jugar a ser dioses y respeten la vida como don que viene de Dios.

Find a dealer near you

BBC News Mundo Navegación

Los ojos hablan las palabras miran, las miradas piensan. Los ojos se cierran Las palabras se abren. De una puerta a morir hay poco espacio y apenas queda tiempo de sentarse, alzar la cara, ver la hora y enterarse: Hoy recuerdo a los muertos de mi casa. Y alguien entre nosotros se levanta y cierra bien la puerta. Acecha en cada hueco, en los repliegues, vaga entre los bostezos, las afueras. Su silencio es espejo de mi vida, en mi vida su muerte se prolonga: La calle Es una calle larga y silenciosa.

El mundo cede y se desploma como metal al fuego. Entre mis ruinas me levanto, solo, desnudo, despojado, sobre la roca inmensa del silencio, como un solitario combatiente contra invisibles huestes. No quiero tu verdad, tu insensata pregunta. Golpean mi pecho tus fantasmas, despiertas a mi tacto, hielas mi frente, abres mis ojos. Percibo el mundo y te toco, substancia intocable, unidad de mi alma y de mi cuerpo, y contemplo el combate que combato y mis bodas de tierra.

Libertad bajo palabra Viento Cantan las hojas, bailan las peras en el peral; gira la rosa, rosa del viento, no del rosal. Nubes y nubes flotan dormidas, algas del aire; todo el espacio gira con ellas, fuerza de nadie. Todo es espacio; vibra la vara de la amapola y una desnuda vuela en el viento lomo de ola. Nada soy yo, cuerpo que flota, luz, oleaje; todo es del viento y el viento es aire siempre de viaje Lenguas de sal incandescente contra una playa oscura.

Todo respira, vive, fluye: Un nacimiento oscuro, sin orillas, nace en la noche de verano, en tu pupila nace todo el cielo. En ese olvido sin edad ni fondo, labios, besos, amor, todo renace: Toco tu delirante superficie, los poros silenciosos, jadeantes, la circular carrera de tu sangre, su reiterado golpe, verde y tibio.

He recuperado mis flores amarillas y estos malinches de mayo son mas rojos y se desparraman de gozo reventados contra el rojinegro de las banderas.

Ahora vamos envueltos en consignas hermosas, desafiando pobrezas, esgrimiendo voluntades contra malos augurios y esta sonrisa cubre el horizonte, se grita en valles y lagunas, lava lagrimas y se protege con nuevos fusiles.

Amo a los hombres y les canto Amo a los obreros, esos sudorosos gigantes morenos que salen de madrugada a construir ciudades. Amo a los carpinteros que reconocen a la madera como a su mujer y saben hacerla a su modo. Amo a los pintores -hombres colores- que guardan su hermosura para nuestros ojos y a los que pintan el horror y el hambre para que no se nos olvide.

A todas las amo y me felicito por ser de su especie. Quiero llevaros a recorrer los caminos por donde avanza -inexorable- la Historia. Mi lengua siente en tus brazos el zumo dulce de las naranjas y en tus piernas el promegranate esconde sus semillas incitantes.

Mi hombre de limones y duraznos, dame a beber fuentes de melocotones y bananos racimos de cerezas. II Campanas sonidos ulular de sirenas suelto las riendas galopo carcajadas pongo fuera de juego las murallas los diques caen hechos pedazos salto verde la esperanza el cielo azul sonoros horizontes que abren vientos para dejarme pasar: Nacida de la selva me tomaste arisca yegua para estribos y albardas.

Es tan hermoso contemplar el mar. Ahora el agua se ha llevado tu castillo de arena en la marea alta. Aunque nacimos para ser felices nos vemos rodeado de tristeza y vainas, de muertes y escondites forzados.

Te quiero como gata agradecida, gorda de estar mimada, te quiero como gata flaca perseguida y llorona, te quiero como gata, mi amor, como gata, Gioconda, como mujer, te quiero.

Si es una quemadura leve, de segundo, tercer o primer grado. Si hay o no que ponerle nombre a las cosas. Me veo y no me estoy viendo, es un espejo de vos el que se extiende doliente sobre esta soledad de domingo, un espejo rosado, un molde hueco buscando su otro hemisferio. Es larga la tarde como el camino curvo hasta tu casa por donde regreso arrastrando los pies hasta mi cama sola a dormir con tu olor engarzado en mi piel, a dormir con tu sombra.

Es larga la tarde y el amor redondo como el gatillo de una pistola me rodea de frente, de lado, de perfil. Soy la mujer que piensa.

Huelga Quiero una huelga donde vayamos todos. Una huelga de brazos, piernas, de cabellos, una huelga naciendo en cada cuerpo. Quiero una huelga grande, que hasta el amor alcance. Una huelga de ojos, de manos y de besos. Antiguo oficio humano Este de querer apagar la luz. El tiempo nos ha vaciado de fulgor. Salto desde tus brazos, como la lluvia que se derrama de los techos y me duele la carne de querer prolongarte de querer florecer la semilla en mi vientre y darte un hijo hermoso y vital como este invierno.

Es un amor para cantar victoria, para llorar heridos y aprender de derrotas. Mi amor es bien contento aunque -a veces- me haga brotar el llanto es grande como la esperanza y el valor de mi pueblo; tiene olores de finca huele a tierra mojada y campo. Nos casaremos ahora que llueve a carcajadas. Vos y yo y la tierra celebraremos juntos el verdor de los cuerpos, el sexo de las flores, el polen de la risa y todas las estrellas que vienen confundidas en la gota de lluvia.

Pondremos inviernos en el amor para verlo crecer al ritmo de las plantas. Uniremos las nubes para formar el trueno, uniremos la tierra con el agua. Anda, mi amor, anda con esos brazos que me abrazan, con esa boca que me besa, a chorrear fuego, amor, a llevar esa fuerza a la tierra desde donde salimos a la tierra que amamos.

Nuestros cuerpos de peces se deslizan uno al lado del otro. Hay secretos en los poros para llenar muchas lunas.

High quality with eye-catching details